lunes, octubre 22, 2012

Nueva edición del libro de Raimon Arola, LA CÁBALA Y LA ALQUIMIA EN LA TRADICIÓN ESPIRITUAL DE OCCIDENTE


Libro magnífico y recomendable, donde se manifiesta algo más que la simple historia de la Alquimia
ÍNDICE COMPLETO DE 
“LA CÁBALA Y LA ALQUIMIA EN LA TRADICIÓN ESPIRITUAL DE OCCIDENTE. SS. XV-XVII”

Palabras preliminares
Lola Josa
Prefacio
La leyenda de Nicolas Flamel, p. 9
1. Introducción
1. La Cabala Chymica de Franz Kieser, p. 19
2. Los dos sentidos del término cábala, p. 35
3. Aproximación al término alquimia, p. 47
4. El lugar de Dios, p. 59

2. Apuntes históricos sobre la cábala alquímica
1. La cábala cristiana, p. 67
Magia y bendición. Pico della Mirandola, p. 71
El Nombre del Mesías. Johannes Reuchli, p. 85
La fuerza operativa de la cábala. Agrippa von N. , p. 93
El hermetismo filosófico. Corpus Hermeticum, p. 107

2. La tradición alquímica, p. 121
El origen. Hermes Trismegisto, p. 125
Naturaleza se alegra en Naturaleza. Demócrito, p. 143
La resurrección de los metales. Aurora consurgens, p. 155
El arte de las combinaciones. Ramon Llull, p. 173

3. La unión explícita, p. 187
El oro cabalístico. Voarchadumia, p. 189
Curar y regenerar. Paracelso, p. 201
La fraternidad invisible. Christian Rosenkreutz, p. 215
El reino del Espíritu Santo. Elías-artísta , p. 227
El fuego y la sal. Blaise de Vigenère, p. 237
El jeroglífico indiviso. John Dee, p. 253
El oratorio y el laboratorio. Heinrich Khunrath, p. 267
Arquitectura cabalística. El Escorial , p. 281

4. El legado, p. 303
Las palabras y las cosas. Jacob Böhme, p. 307
Oro sano bendiciendo. Basile Valentin, p. 319
La luz química. El Cosmopolita, p. 333
Interpretación hermética de las Escrituras. Jean d’Espagnet , p.. 349
Las imágenes cabalísticas. Robert Fludd, p. 365
La iconografía hermética. Michael Maier, p. 381
El espejo y la visión. Johann Grasshoff, p. 395
El cielo terrestre. Eugenius Philalethes, p. 413

Postfacio
El reencuentro de Louis Cattiaux, p. 429

Apéndice
«Rehaz el barro y cuécelo. Reflexiones sobre la cábala quymica»
Emm. d'Hooghvorst , p. 439

Bibliografía
A. Fuentes, p. 443
B. Ensayos, p. 451


domingo, octubre 14, 2012

Nueva edición en BEYAEDITIONS


QUESTIONS HOMÉRIQUES   
HANS VAN KASTEEL
Les commentaires sur le grand Homère sont légion, cependant très inégaux en qualité. Les débordements littéraires et superficiels ont achevé de transformer jusqu’à nos jours sa momie pour en faire le splendide ornement de salon que nous connaissons.

Selon Anatole France, « à l’heure actuelle, nous n’entendons pas un seul vers de l’Iliade [...] dans le sens qui y était attaché primitivement ». Qui se souvient encore de la définition de Rabelais : « Homère, père de toute philosophie » ?

« Il faut donc envisager dans les ouvrages d’Homère [...] un sens hiéroglyphique ou allégorique, qui voile les plus grands secrets de la physique et de la nature. Les seuls philosophes naturalistes, et ceux qui sont au fait de la science hermétique par théorie bien méditée, ou par pratique, sont en état de le comprendre. Ils admirent dans ses ouvrages mille choses qui les frappent et les saisissent d’admiration, pendant que les autres les passent et n’en sont point touchés. » (A.-J. Pernety)

Seul est habilité à commenter valablement le texte d’Homère celui qui a saisi la vérité cachée derrière les dires menteurs de sa mythologie.

« Il s’agit le plus souvent d’un enseignement d’ordre physique, et Proclus, définissant l’interprétation allégorique, déclare que “l’on y fait des phénomènes physiques l’objet dernier des significations cachées dans les mythes”. Mais la théologie y trouve aussi sa place. » (J. Pépin)

Le lecteur trouvera, dans le présent ouvrage, un très large éventail des commentaires les plus intéressants sur l’œuvre d’Homère, principalement orientés vers le sens physique et théologique de ses poèmes.

En empruntant à Porphyre, pour intituler ce florilège, l’expression « questions homériques », nous entendons lui rendre son titre de noblesse. Il ne s’agit pas tant de savoir si l’Iliade et l’Odyssée sont l’œuvre d’un seul poète ou de plusieurs, ni si le nom d’Homère s’applique à un personnage historiquement existant ou non, que de percevoir l’intention de l’

sábado, junio 16, 2012

PORTADAS DEL MENSAJE REENCONTRADO DE LOUIS CATTIAUX Y LA PRESENTACIÓN DESDE LA PRIMERA EDICIÓN DE EMMANUEL Y CHARLES d'HOOGHVORST






PRESENTACIÓN AL LECTOR DE Emmanuel y Charles d’HOOGHVORST
Presentación a la primera edición de El Mensaje Reencontrado

Muchos quieren oír pero no saben escuchar.
Fr. de Foix
La sabiduría es tan escasa en el Tíbet como en París, decía Louis Cattiaux. Sin embargo, puede florecer en todas partes sin que nadie se dé cuenta. Un hombre, semejante a tantos otros pero no igual, que vivía en la gran ciudad, escribió estas páginas que al lector corresponde juzgar. No son para todos, aunque estén destinadas a circular entre los hombres de hoy, que por negligir la antigua revelación se han dejado atrapar en una profunda ignorancia.
Aquellos para quienes ha sido escrito este libro lo sabrán al leerlo, pues, como dice el autor, les es dado creer lo increíble. Ellos sabrán leerlo y entenderlo, porque pertenecen a la misma familia espiritual. Antes de marcharse de este mundo, el 16 de julio de 1953, el autor se lo dejó como una contraseña para reunirse y un motivo de esperanza,(1) lo dedicó en especial a los pueblos negros, todavía divididos y como en la infancia, pero llamados a ser poderosos en el mundo por el juego de una Providencia indiferente a las intenciones y a los trabajos de los hombres.
Es difícil abordar El Mensaje Reencontrado. Contiene, según el autor, una iniciación y una mística estrechamente unidas y presentadas bajo una forma concentrada que exige más que una lectura ordinaria, pues las palabras están sobrepasadas por la revelación y la obra se presenta como el aire líquido que ha adquirido propiedades extraordinarias, pero que son invisibles a simple vista…(2) Los versículos están dispuestos en dos columnas, ya que existen dos hombres en nosotros, el hombre carnal y el espiritual, el hombre exterior y el interior, como existen también las tinieblas y la luz, la justicia y el amor, lo puro y lo impuro; todas las cosas están dispuestas de dos en dos (3). Cada versículo implica varios sentidos en profundidad: la columna de la izquierda suele dar los sentidos terrestres: moral, filosófico y ascético; la columna de la derecha, los sentidos celestes: cosmogónico, místico e iniciático. Algunas veces, los versículos se completan con un tercero dispuesto en medio de la página, que hace concordar los otros dos en el sentido alquímico que une el cielo con la tierra y que hace referencia al misterio de Dios, de la creación y del hombre; sólo a Dios corresponde desvelar al hombre piadoso este sentido, el más profundo. También se observará que cada uno de los XXXX libros lleva un doble título; por ejemplo, en el libro primero, a la izquierda: "Verité nue"; a la derecha: "El brote verde". Los cuarenta títulos de las columnas de la izquierda son anagrama unos de otros (4). Es insólito componer cuarenta anagramas con nueve letras, siempre las mismas. El lector entendido se dará cuenta de que ni una sola palabra de este libro ha sido puesta sin intención.
El Mensaje Reencontrado nos habla de una única cosa en términos siempre distintos, por ello la multitud de versículos no es una dispersión. Los ignorantes en busca de una "nueva revelación" que añada o sustraiga algo a la antigua, quedarán defraudados. Aquí sólo se encontrará un testimonio (5) a favor de la antigua, que nos habla de la caída del hombre en este bajo mundo, de las consecuencias físicas y morales de dicha caída y del medio para su regeneración corporal y espiritual, por la vía misteriosa que conduce a la resurrección (6).
Quizás escandalicemos a más de un lector afirmando que el Espíritu de Elías, siempre vivo, se manifiesta de edad en edad (7): que estos se abstengan, porque aquí está la piedra de escándalo. No obstante, bienaventurado quien sepa separar en las páginas que siguen este espíritu de su ruda corteza, reconozca su autenticidad y se nutra de ella para una vida eterna.
La dedicatoria general de El Mensaje Reencontrado nos indica que está destinado "a la gloria de Dios y al servicio de los hombres que lean con los ojos del espíritu y del corazón los signos inscritos en la carne del mundo". En efecto, allí donde el lenguaje se dirige a los ojos del espíritu y del corazón, los ojos de la razón carnal o del intelecto no nos enseñarán nada. Estos últimos sólo nos muestran la corteza o la apariencia cambiante del mundo; los otros nos guían hacia la Esencia y la Substancia, su soporte indestructible, y nos hacen reconocer la luz interna que Dios encendió al comienzo en la naturaleza y en nuestro corazón (8).
Se trata, pues, de una obra de meditación que requiere ser leída, releída y estudiada con simplicidad de espíritu y pureza de corazón. ¿Acaso la multiplicidad y el espíritu agitado no nos privan de la posesión del Reino de los Cielos?, ¿y no es la impureza de nuestros corazones lo que nos aleja de la visión de Dios (9).
El testimonio de las Escrituras nos enseña que el conocimiento de la luz divina no debe proceder del exterior sino del interior; despertada y excitada por su Origen libre, esta luz sepultada germina entonces y, volviéndose la "justa medida" y la fuente de nuestros juicios, "aparece después al exterior y resplandece plenamente en la unión" (10).
Un sordo opinará de la música según la descripción que de ella se le haga, porque carece del sentido que le permitiría experimentarla por sí mismo. Igual ocurre con los demás sentidos. La luz resplandece en las tinieblas, pero si el hombre está privado del uso del órgano apropiado para aprehender esa luz interior, es para él tinieblas mientras no haya recuperado la mirada del espíritu y del corazón.
Si tenéis fe y paciencia, escribía el autor a propósito de El Mensaje Reencontrado, se esclarecerá por sí mismo poco a poco y todo lo que os parece oscuro se os mostrará entonces evidente.
Así es como proponemos al lector que se forje su propia opinión sobre esta obra y juzgue por sí mismo si es idéntica o no a la enseñanza tradicional.
______________
1. M. R. XXX, 37 y 38; XXXIII, 35.
2. Escrito por Louis Cattiaux en una carta a G. Chaissac. Agradecemos aquí al Sr. Chaissac el haber comunicado ciertos pasajes de su correspondencia con el autor de El Mensaje Reencontrado.
3. M. R: II, 98.
4. Dichos títulos se mantienen tal como aparecen en el original francés.
5. M. R. XXIX, 36.
6. M: R. XXIX, 33 y 45.
8. M. R. VIII, 50’.
7. M. R. XXXVI, 95.
9. M. R. XIII, 32’
10. M. R. IX, 54’; IV, 36’ y XII, 12 y 13’.

miércoles, junio 06, 2012

DE LOS AMORES DE LOS DIOSES de Raimon Arola (fragmento)




He aquí otro artículo de este ilustrado autor subido a la página de ARSGRAVIS. En este caso es un fragmento de su libro LOS AMORES DE LOS DIOSES, de la editorial Alta Fulla, en el que también cita a Pernety. Realmente, querido lector, te recomiendo este libro pues: Partiendo de un riguroso estudio interpretativo de los grabados, el autor se adentra en el contenido alquímico de las fábulas mitológicas, que es el sentido último que permite desvelar el secreto que los antiguos poetas ocultaron bajo el velo de las maravillosas historias que nos cuentan los diferentes amores de los dioses.




MITOLOGÍA: Los amores de los dioses
Raimon Arola
Tres interpretaciones alquímicas de los amores de Júpiter con mujeres de la tierra, extraídas del libro "Los amores de los dioses" y acompañadas por tres pinturas de Correggio (1489- 1534).


Júpiter y Dánae


La leyenda que narra la concepción de Perseo siempre ha sido considerada por los alquimistas como una de las más próximas al desarrollo de su arte. La historia es muy conocida, por ello la resumiremos brevemente: Acrisio, rey de Argos, por un oráculo tuvo noticia de que su hija Dánae tendría un hijo que sería el causante de su muerte, para evitar este destino fatal, encierra a su hija en un subterráneo o en una torre de bronce, según las fuentes, donde ningún varón pudiera llegar. Sin embargo, Júpiter se enamoró de la joven princesa y se introdujo en su aposento convertido en lluvia de oro para poder amar a la bella princesa, de tal unión nació Perseo.
La relación de la fábula con el lenguaje alquímico parece más que evidente y confirma el estrecho vínculo entre la mitología y las operaciones de la gran obra. La torre en la que está encerrada Dánae representa el vaso químico en donde se desarrollará la conjunción del fijo y el volátil; es decir, de la materia, representada por Dánae, y de Júpiter, el oro de los Filósofos.
La alquimia es el conocimiento de los misterios del oro, que primero es espiritual y después físico. La lluvia de oro es el primer estado del oro, que al unirse con Dánae se convertirá en el oro físico. Creemos oportuno repetir aquí un fragmento de un texto del barón d'Hooghvorst que hemos citado en la introducción general: «El tema de toda Revelación es la gnosis del oro físico, el sol terrestre [...]. Alcanzar el secreto de la gran obra es meditar largo tiempo, con la ayuda de Dios, sobre la naturaleza del oro, a fin de saber de dónde viene y adónde debe ir, según el Arte; ya que el oro tiene un origen y un fin, es decir, una perfección [...]. Así, pues, nuestro oro puede ser volátil o fijo, espiritual o corporal» (“El Hilo de Penélope”).
La leyenda de Dánae narra en primer lugar el origen espiritual y volátil del oro que es recibido en el seno de una materia virginal, allí este oro madurará y llegará a la perfección, que es el hijo del cielo y la tierra.

Júpiter y Leda


Según una conocida leyenda, Leda era una bella princesa hija de Testio, rey de Etolia, y esposa de Tindáreo. Un día Júpiter la vio bañándose en el río Eurotas e inmediatamente fue preso de un intenso amor por ella, como en tantas otras ocasiones en las que el espíritu universal se siente atraído por la belleza de los cuerpos. Júpiter le pidió entonces a Venus que se convirtiera en águila y él tomó la forma de un blanco cisne, el águila simuló estar persiguiendo al cisne, por lo que éste buscó refugio entre los brazos de la bella princesa con quien finalmente se unió. A los nueve meses Leda puso dos huevos, de uno nació Pólux y del otro Cástor, al primero se le considera hijo de Júpiter y por lo tanto inmortal, mientras que el segundo se dice que era fruto de Tindáreo y en consecuencia de naturaleza mortal.
La vida de Cástor y Pólux fue muy agitada y llena de combates, en uno de ellos Cástor fue muerto por Linceo, pero cuando Pólux lo vio, pidió a su padre Júpiter que permitiera a su hermanastro compartir la eternidad con él, a lo cual accedió Júpiter y los catasterizó a ambos en la constelación de los Gemelos o Géminis.
Pero para que Cástor pudiera ser inmortal Pólux debió bajar a los infiernos y allí recoger a su hermanastro muerto, tal como lo explica Virgilio: «Pólux recobró a su hermano, muriendo en su lugar, y anda y desanda tantas veces su camino» (Eneida VI, 121); en la Odisea también leemos una cosa parecida: «en turno van viviendo y muriendo uno y otro al cambiar de los días y reciben honor semejante a los dioses»(XI, 302).
Este proceso es explicado por Boccaccio en los siguientes términos: «mientras uno desciende a los infiernos, a saber, el que muere primero como mortal, el otro está como divino entre los dioses, y al revés» (Genealogia deorum gentilium), es decir, cuando el inmortal desciende a los infiernos, el mortal, Cástor sube a los cielos.
La alternancia entre la vida y la muerte de los hijos de Leda, parece enseñar los misterios profundos de la doble naturaleza del hombre. Una parte, representada por Cástor, es el hombre carnal, fruto de la caída de los primeros padres, el otro, Pólux, representa la semilla celeste enterrada en el corazón del hombre. Uno y otro se necesitan, pues Pólux no puede encarnarse sin Cástor, ya que gracias a él desciende desde la morada de inmortalidad hasta el oscuro infierno, así mismo, Cástor no puede divinizarse sin Pólux.
La alternancia entre la muerte y la vida de estos dos héroes parece señalar también las sucesivas transmisiones que configuran la auténtica cadena de la tradición.

Júpiter y Antíope


Las representaciones de sátiros sorprendiendo a bellas ninfas dormidas son muy frecuentes tanto en la Antigüedad como en el Renacimiento. Las ninfas acostumbran a descansar escondidas en lugares frondosos, junto a una fuente o un río, pues son, según Porfirio, «los poderes que presiden las aguas» (El antro de las ninfas de la Odisea), pero los sátiros, que simbolizan las fuerzas del fuego, las buscan, las espían y las descubren para unirse a ellas.
Gracias a Ovidio sabemos que «Júpiter, oculto bajo las apariencias de un sátiro, llenó la bella Nicteide de prole gemela» (Metamorfosis VI, 108). La bella Nicteide, es decir la hija de Nicteo, es Antíope; de ella dijo Homero: «gloriosa por haber descansado en los brazos de Júpiter, del cual tuvo dos hijos, a Zeto y Anfión, los primeros fundadores de Tebas» (Odisea XI, 260). Tradicionalmente se consideraba que las siete salidas o puertas de Tebas, hechas por Zeto y Anfión, eran de metal filosófico producido por el Arte alquímico.
Nicteo en griego deriva de nux, ‘noche, oscuridad, sombra’, por lo que se entiende que Antíope es la hija de la noche u oscuridad. Pernety nos ofrece una lectura alquímica de esta etimología al afirmar que Nicteo significa: «la coagulación de la materia al salir de la putrefacción, durante la cual esta materia se convierte en negra, y es llamada noche» (Les fables égyptiennes et grecques dévoilées…). En este momento del desarrollo de la obra alquímica, la materia sale de la negrura y se vuelve blanca, entonces está preparada para ser fecundada por el cielo, por ello Júpiter -representado en el grabado en forma de sátiro- levanta el vestido de la ninfa, pues desvela la blancura que contiene la materia negra.
Que Júpiter se esconda bajo las apariencias de un sátiro parece enseñarnos que el alma divina para unirse a la materia -cuya imagen en este caso es Antíope- necesita de los espíritus elementales y las fuerzas de la naturaleza, que en los relatos míticos están representados por los sátiros. El autor de la Concordance Mytho-Physico-Cabalo-Hermétique escribe lo siguiente sobre la función de los sátiros como espíritus elementales:
«El alma del hombre es la pureza por excelencia; el cuerpo material está compuesto por una pasta terrestre y muy corruptible. Una es una sustancia pensante cuyas funciones se limitan a la reflexión; el otro es un cuerpo pesado y maquinal cuyas funciones se limitan a la más perfecta obediencia. Estas cualidades opuestas nunca hubieran podido formar un todo si un intermediario no las hubiera acercado. Es la sustancia espiritual [representada según el autor por los sátiros, faunos y cobales] a la que le está reservado ser el vínculo de estos dos extremos; sin este cuerpo espiritual que está en medio y que sirve de envoltura al alma, ésta nunca hubiera podido unirse ni atarse al cuerpo material a causa del alejamiento y de la oposición de sus principios. Hacía falta, pues, que para servir de morada a uno y para preservar al otro de la corrupción, el espíritu tuviera algo de lo terrenal de uno y de lo sutil del otro».
En la mitología griega los sátiros eran genios espirituales sin genealogía ni leyendas propias, su cuerpo era medio humano y medio caprino, para indicar que tenían algo de terrenal y algo de sutil. Los sátiros, al igual que el dios Pan quien a veces era considerado como su padre, representaban la naturaleza media de la creación. Alciato dedica uno de sus emblemas a la «La fuerza de la naturaleza» y la describe de la siguiente manera: «Las gentes veneran a Pan -es decir la naturaleza de las cosas-, hombre mitad cabrón y dios mitad hombre. Es hombre hasta el pubis, porque nuestro valor, plantado en el corazón al nacer, se asienta sublime en lo alto de la cabeza. Desde aquí es cabrón, porque la naturaleza nos propaga secularmente por medio del coito, como a las aves, los peces, los brutos y las fieras» (Emblemas).
El hecho de que Júpiter se esconda bajo la forma de este ser de doble naturaleza  parece indicar que la causa primera de la creación no engendra el cosmos directamente, sino por medio de la naturaleza, lo que durante el Renacimiento se llamó la causa segunda. Juan Pérez de Moya explica que los antiguos entendieron por Pan «la causa segunda, obradora de la voluntad divina de Dios, criada de su divina providencia. […] Dijeron ser hijo de Hermes, porque por Hermes entendían la voluntad o mente divina, la cual guía el nacimiento o generación de las cosas» (La filosofía oculta).




domingo, junio 03, 2012

ARTE Y CONOCIMIENTO, artículo de R. Arola, a propósito de la presentación del libro de Louis Cattiaux "Física y Metafísica de la Pintura


Este artículo de Raimon Arola publicado en www.arsgravis.com forma parte del discurso de presentación que este autor hizo en la UB a propósito de la reedición del libro de Louis Cattiaux “Física y metafísica de la pintura”. En esta parte Arola se refiere a la principal obra de Cattiaux “El Mensaje Reencontrado”, al que este autor le había destinado unas imágenes que finalmente no aparecieron pero que sí están incluidas en el “Física y metafísica de la Pintura”. Recomiendo encarecidamente al lector interesado en el Arte y la Tradición la frecuentación de esa página que abunda en datos, textos e imágenes en referencia al tema mencionado.

11/04/2012
ARTE: Arte y conocimiento espiritual
Raimon Arola

A propósito de las imágenes de Louis Cattiaux y de su libro "Física y metafísica de la pintura".

Para más información ver el facebook de ArsGravis del 10/04/2012 al 30/04/2012

La redacción de El Mensaje Reencontrado fue muy larga, pues el autor «tardó –comenta Charles d’Hooghvorst– los catorce últimos años de su vida en escribirlo, o, mejor dicho, [es] la obra de toda su vida». En ciertas fases de la gestación de esta obra, Cattiaux, que era pintor, concibió imágenes que acompañaban al texto. Al final, estas imágenes como tales no se integraron en libro –salvo una, como veremos más adelante– sin embargo son un excelente medio para comprender algunos aspectos importantes de El Mensaje Reencontrado.
Cattiaux concibió estas imágenes como los antiguos jeroglíficos o como emblemas alquímicos cuya lectura comporta una gran superposición de sentidos y es un acceso al conocimiento, motivo por el cual hemos planteado el arte en relación al conocimiento; respecto a ello Jean d’Espagnet escribió lo siguiente en el siglo XVII: «Los filósofos se expresan más libremente y más significativamente por medio de figuras y caracteres enigmáticos, como por un discurso mudo, que por medio de palabras» [Enchiridion Physicae Restitutae]. La única imagen que, a modo de jeroglífico, Cattiaux incluyó en la última versión de El Mensaje Reencontrado es la siguiente:

Del interior de un corazón aparece, como una flor que surge de la tierra, el símbolo de Mercurio. El sentido de este jeroglífico implica multitud de significados pues, entre otros, se relaciona con la Monas Hieroglyphica de John Dee, que pretendía ser el jeroglífico único y universal, síntesis de todo conocimiento. La búsqueda de significados nos conduce a una serie de réplicas de otro dibujo que realizó Cattiaux con anterioridad. Estas son algunas de ellas:

Aunque no disponemos de datos documentales, pues Cattiaux no fechaba sus pinturas, creemos que la versión que podría considerarse definitiva es la que se titula: El fruto de la tierra. La anterior versión se titula El verdadero misterio de la Pasión, lo cual confirma, como veremos, el sentido del fruto de la tierra.


¿Qué significado explica o esconde Cattiaux al poner por título El fruto de la tierra a una escena de la crucifixión?, ya que cuanto menos parece una relación extraña. Creemos, no obstante, que de lo que no existe duda es que en el conmovedor vacío central, que representa la forma del Crucificado, está la explicación.
Así pues, el fruto de la tierra sería un cuerpo que no es un cuerpo, como si de una materia sublimada se tratara. La materialidad opaca no existe en la figura del Crucificado, solamente un lugar, su lugar. La imagen enseña que el fruto de la tierra es el paso hacia otra realidad o “el mundo por venir”.
El Crucificado está y no está. Se descubre su presencia en  los símbolos que lo envuelve, pero Él –LVI, la palabra francesa que utilizaba Cattiaux– es un cuerpo sutil. En Paracelso se encuentra el siguiente comentario al respecto: «El hombre debe ser carne y sangre para la eternidad. Por este motivo, la carne es doble: la adánica que no sirve para nada, y el Espíritu del Santo que hace la carne viva: efectivamente, éste se encarna de arriba y dicha encarnación es la causa de su retorno al cielo a través nuestro» [Philosophia Sagax]
Es difícil para la razón aprehender este cuerpo, sin embargo Cattiaux sugiere al Resucitado en su misma Pasión, cuando está fijado en la madera del mundo (hyle) por los dos clavos que atraviesan sus manos y de las que brota la sangre redentora, como se observa en la imagen central. Esta sangre finalmente cae sobre la calavera de Adán.
En las distintas réplicas se puede ver cómo en la parte inferior de la imagen se describe de distintas maneras el mundo caído: la calavera de Adán, el rey y la reina ficticios, el globo del mundo con tres raíces o el trío vil –anagrama del vitriol alquímico–, etcétera, mientras que en la parte superior, la forma vacía del hombre se une con el Sol y la Luna para manifestar el Mercurio. Sin lugar a dudas el Mercurio de los filósofos, no el Mercurio vulgar.
El cuerpo carnal ha desaparecido y se ha convertido en la transparencia del cristal –en el cuerpo espiritual del que habla san Pablo– que permite contemplar el Sol dorado que aparece en la imagen. ¡Cuánto ingenio! Globo sin mancha es el título del capítulo de El Mensaje Reencontrado al que corresponde el dibujo. ¿Cómo explicar mejor el cuerpo translucido, el Mercurio de los filósofos? Las imágenes del arte pueden ser vehículos de conocimiento cuando logran apartarse de las preocupaciones estéticas y explican la experiencia de los conocedores de este cuerpo espiritual.
Ahora bien, ¿qué es el Mercurio de los filósofos?, y ¿cómo se diferencia del vulgar? Según explica Emmanuel d’Hooghvorst –y ya lo hemos comentado en otro lugar más extensamente [Alquimia y religión]– podríamos resumir la respuesta a estas preguntas de la manera siguiente: el primer Mercurio es puramente natural, es un agua muy volátil, como el rocío. El segundo Mercurio se obtiene únicamente por medio del Arte, el arte de la alquimia, es un compuesto y no es muy volátil. A menudo los autores no precisan con exactitud de qué Mercurio están tratando en sus escritos. Pero, como acabamos de decir, existen dos Mercurios, el primero es volátil y natural y el segundo está producido por la industria del hombre y es fijo.
La complejidad de los jeroglíficos alquímicos reside en la superposición de sentidos en una misma imagen, pero también en ello radica su gran valor pues se contempla la unidad, al margen del discurso reflexivo que debe fragmentar para explicar. Este es precisamente el caso de la imagen de Cattiaux, pues en ella se reúnen la muerte y la resurrección de Jesucristo, el sacrificio y la creación, el solve et coagula, en un mismo lugar.
 En las famosas Biblia pauperum de finales de la Edad Media se comparan escenas del Nuevo Testamento con las del Antiguo Testamento y, aunque se las conoce como las Biblias de los pobres, pues estaban dedicadas a los iletrados que necesitaban de las imágenes para comprender el texto revelado, la verdad es que contienen una exégesis muy profunda. La página que reproducimos a continuación representa la escena de la Crucifixión del Nuevo Testamento, que está acompañada a su izquierda por el sacrificio de Isaac y a su derecha por la de la Serpiente de bronce:


En principio, parece sencillo comprender el vínculo entre la Pasión y el sacrificio de Isaac, pero no tanto la relación de ésta con la Serpiente de bronce, pues se trata de un pasaje extraño y difícil por sí mismo. El pasaje de san Juan que utiliza el autor anónimo para establecer la correspondencia, tampoco parece añadir mucha luz: «Y Moisés levantó la serpiente en el desierto; asimismo era necesario que el Hijo del hombre fuera elevado» (III, 14).
Emmanuel d’Hooghvorst estudió este pasaje a partir de los comentarios rabínicos. Así, a partir de la cita del Génesis en la cual Dios maldice a la serpiente: «Te arrastrarás sobre el vientre» (III, 14), d’Hooghvorst se pregunta: «¿No se enderezará nunca, este torcido? Es el secreto del Arte. Efectivamente, está escrito: “Y Moisés levantó la serpiente en el desierto; asimismo era necesario que el Hijo del hombre fuera elevado”». Es una alusión a la serpiente de bronce. Leemos pues [en el Midrach Rabah]: “Mientras el pueblo murmuraba en el desierto en contra de Dios y de Moisés, el Señor les envió serpientes de fuego que les mordieron y todo aquél que era mordido, moría. Entonces el pueblo fue a ver a Moisés y le dijeron: Ruega por nosotros, pues hemos pecado, para que el Señor aparte de nosotros la serpiente. Entonces IHVH dijo a Moisés: Hazte una serpiente de fuego y colócala en una percha; y cualquiera que haya sido mordido y la mire, vivirá. Entonces Moisés se hizo una serpiente en peso de bronce que suena. La colocó en una percha y todos los que habían sido mordidos sanaban al mirarla» [Números XXI, 6-9]
«En el Midrach Rabah –continua d’Hooghvorst–, este fragmento se interpreta de la siguiente forma: “Y Moisés hizo una serpiente de bronce, la puso en una percha, la arrojó al aire y quedó enderezada (de pie)”. Esta serpiente arrojada al aire y que permanece en él, parece ser, a nuestro entender, una alusión al sonido del bronce» [El Hilo de Penélope I, p. 296]
Las palabras de d’Hooghvorst parecen incomprensibles si no se conocen otros textos suyos, pues, según este autor, el «sonido de bronce» alude a la Obra alquímica que es una realización metálica; tal y como lo comenta en otro lugar: «El triple sanctus [de la misa tradicional católica] estaba puntuado con tres golpes de campanilla agitada por el monaguillo, para recordar el sonido metálico corporal de la manifestación del Verbo divino, y en el campanario, la campana de bronce empezaba también a sonar. Asimismo, en el momento de la consagración del pan y del vino, cuando el sacerdote elevaba la forma, y luego el cáliz, la campanilla del monaguillo sonaba al igual que la campana de la iglesia» [El Hilo de Penélope I, p. 134]
Así pues, y gracias al comentario de d’Hooghvorst, entendemos que en la imagen de la Biblia de los pobres se está expresando el mismo misterio que aparece representado en las obras pictóricas de Cattiaux.
En el libro la Física y metafísica de la pintura, Louis Cattiaux escribió lo siguiente acerca de la obra de arte: «El destino de la obra de arte es permitir que la humanidad media entre en relación con la esencia oculta de los seres y de las cosas» [p. 51]. Una idea que en El Mensaje Reencontrado aparece expresada como sigue: «El arte consiste en hacer aparecer lo sobrenatural oculto en lo natural» [§ IX, 53]
La función del arte según Cattiaux es, pues, encontrar y desvelar los signos divinos ocultos en el mundo, una vieja idea relacionada casi siempre con la magia y las ciencias ocultas pero poco con la creación artística, quizá por eso Cattiaux escribió: «El arte es magia o no es».
Encontrar «los signos inscritos en la carne del mundo» es, sin duda, un conocimiento podríamos denominar espiritual, si éste conocimiento pudiera separarse del conocimiento en sí mismo. La pintura en particular y el arte en general fueron para Cattiaux una manera con la que el hombre del siglo XX pudo aprehender lo oculto, o dicho de otro modo, el medio para expresar la experiencia del cuerpo espiritual. Así, Cattiaux escribió en El Mensaje Reencontrado: «Las artes de los hombres bien pueden distraernos y consolarnos aquí abajo. Sólo el ARTE de Dios puede liberarnos de la infamia putrefacta del pecado de muerte» [§ XXXIII, 48]
El ARTE de Dios no puede separarse de las enseñanzas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo: la contemplación de las imágenes herméticas de Cattiaux son un medio privilegiado para atravesar lo que de otro modo la razón comprendería parcial y cronológicamente.
 «El Absoluto es incognoscible en su totalidad, pero es posible acercarse a sus partes, que son como imágenes del todo» [El Mensaje Reencontrado XIV, 23]


miércoles, mayo 30, 2012

LA PUERTA- ÚLTIMA EDICIÓN, 70-POESÍA Y SABIDURÍA (Arola Editors)


70- POESÍA Y SABIDURÍA (mayo 2012)

Presentación.
La creación poética (Introducción y selección Pere Sánchez)
Virgilio y las Musas encantadoras (Philippe Petit, traducción J. M. Rotger)
El pitagorismo esotérico (Emmanuel d’Hooghvorst, traducción Sergi d’Hooghvorst)
Juliano el Apóstata (A. Lynxe, traducción J. M. Rotger)
Dossier Louis Cattiaux (Presentado por C. Rosereau, traducción L. Playà)
Diálogos entre Louis Cattiaux y Emmanuel d’Hooghvorst (Selección E. d’Hooghvorst, traducción, S. d’Hooghvorst)
A propósito de los Cinco Libros de Nicolas Valois.
Cartas de Louis Cattiaux a René Guénon (fragmentos) (Selección y traducción, Pere Sánchez)

He aquí un fragmento de esta edición donde se cita a Dom Pernety perteneciente a “los Diálogos entre Louis Cattiaux y Emmanuel d’Hooghvorst”  p. 100, párrafo: (de Nicolas Valois: la paciencia es la escalera de los filósofos):

[…] Emmanuel d’Hooghvorst:
Leyendo a Nicolas Valois, en el primer libro, en el que trata del Espíritu, he notado el curioso pasaje donde habla de la doncella Beya, casada con los cuerpos imperfectos, lo cual le repugna. ¿A caso no se trata de esto mismo en la Odisea de Homero, donde leemos la historia de Venus casada con Vulcano y de su adulterio con Marte? Hay que concluir que Vulcano, el fuego secreto, es quien pone en evidencia este saber con el tiempo. Pero ¿quién puede ser Marte, cuya unión con Venus fue evidenciada por el trabajo de Vulcano? Aún a propósito de Marte, hay que concluir, según la definición citada más arriba, que representa las tres especificaciones del Mercurio en los tres reinos.
Louis Cattiaux:
La unión de Marte y de Venus corresponde a la unión del espíritu con la forma específica mediante el fuego secreto o Vulcano. Como lo hace notar Dom Pernety, esta unión, disuelta a solicitud de Neptuno, significa: disuelta por el agua divina que viene a embeber y deshacer el compuesto. Hay una conclusión que hay que sacar de este pasaje de Homero y es que el fuego secreto y el sol son los que ponen todo en evidencia. Son ellos los que revelan todas las cosas desde el interior.


martes, mayo 29, 2012

LA PUERTA- 0-SU NACIMIENTO (formato cuartilla)


Presentación de la Puerta 0 (1978) (formato cuartilla)

Pese a su portada y a su título, esta revista no pretende, de modo alguno, ser la puerta, esta “entrada al Jardín de Edén”, esta “Puerta del Paraíso” de la que, sin embargo, hablará constantemente a lo largo de sus páginas.
Su objetivo, con esta portada y este título, es otro, más humilde, pero menos difícil de alcanzar: simbolizar a la puerta, ofrecer, mediante sus artículos, traducciones y comentarios alusiones a esta misteriosa puerta de modo que el lector avisado logre presentirla y, acaso, descubrirla para franquear su umbral.
“La Puerta” es la iniciativa privada de un grupo de amigos, que pretende estudiar y ahondar en la Tradición en sus diferentes expresiones.
Creemos que si las formas de presentar la Verdad han ido variando a lo largo de los tiempos y en latitudes diferentes, el contenido de estas es, forzosamente, el mismo.
Evitaremos, sin embargo, todo tipo de informaciones que no procedan directamente de la Tradición.
Esta es una revista que aún está en gestación y si llegara a la infancia y a la adolescencia, ¿no sería inhumano darle a beber de fuentes corruptas? ¿No se le impediría así alcanzar la madurez?
Nuestra idea es de ofrecer en cada número un artículo inédito y original ilustrando o comentando algún sujeto, libro o enseñanza tradicional. Lo acompañaremos con pequeños estudios, poemas,  traducciones de textos, así como de uno o varios cuentos, una sección crítica de libros y estudios etimológicos.
Nos esforzaremos en mejorarnos y en presentar artículos que no distraigan o aburran al lector, sino que lo centren y lo animen en su búsqueda particular. […]


LA PUERTA- 1-SU CONTINUACIÓN (formato cuartilla)


 Presentación de La Puerta 1 (1979) (formato cuartilla)

“La Puerta”  acaba de nacer gracias a la iniciativa de un pequeño grupo de buscadores de la verdad tradicional. Estos la han presentido un día, al leer un texto antiguo, caído por casualidad en sus manos; y desde entonces han sentido que había “algo” que buscar, y se han puesto en pos de este saber perdido.
Poco a poco han reencontrado su rastro en los libros de los Sabios, olvidados por una humanidad enferma por su ciencia exterior, que le hiela el corazón y que le come poco a poco el espíritu y el cuerpo.
Esta ciencia no es ciertamente la de estos Sabios cuya palabra es liberación, regeneración y vida.
Fundando nuestra revista “La Puerta” hemos pensado ayudarnos en primer lugar a nosotros mismos (¿la caridad bien entendida no comienza por uno mismo?) buscando y traduciendo los textos auténticos de la Tradición, y ofreciéndolos luego a todos los buscadores desconocidos, creyentes de buena voluntad y sin prejuicios, que como nosotros se han puesto en camino para “el Gran Peregrinaje”.
¿Cuántas de estas obras de los grandes Maestros del saber son totalmente desconocidas por nuestros contemporáneos en este país, no habiendo sido jamás editadas en nuestra lengua la mayor parte de ellas?
Nuestra revista se propone, por consiguiente, darlas a conocer poco a poco, publicando extractos, en los que nos esforzaremos en ofrecer una traducción lo más fiel posible, acompañados de algunas notas de presentación y referencias.
Nuestro propósito es dejar hablar y escuchar a los verdaderos Conocedores que han cantado este Único Secreto, porque es a la vez el de Dios y el del hombre, y que se ha transmitido idéntico de edad en edad. ¿El amor de esta gnosis no debe calmar su sed en las dos fuentes de la Revelación que son las Escrituras y la Tradición? ¿y esta gnosis eterna no se encuentra, acaso, en la boca de todos aquellos que la han poseído a lo largo de los siglos?
Es hacia la enseñanza de éstos que está orientada nuestra búsqueda, sin rechazar a ninguno, Ya que es la misma Sabiduría la que habla a través de todos; no se les reconoce ni en la imagen, ni en la forma, más bien en el perfume y sobre todo en la densidad.
Se les reconoce también porque siempre se han confirmado unos a otros, sin jamás oponerse, al contrario de los sabios y filósofos del mundo.
La palabra de los Profetas y Sabios es pues “La Puerta”, porque ellos son las únicas quías que pueden hacer que nos acerquemos o penetremos en el Jardín de las Maravillas, con el fin de reencontrar la gracia, el amor y el conocimiento perdidos por el hombre exiliado en este mundo.
“Feliz el hombre que me escucha, que vela cada día a mis puertas y cuyos umbrales vigila”, dice esta Sabiduría en un libro célebre, “a la entrada de las puertas hace oír su voz”.

LA PUERTA- 69-EL ASNO FILOSÓFICO (Arola Editors)


69- EL ASNO FILOSÓFICO (mayo 2010)

Presentación.
Sobre el asno filósofo. (Emmanuel d’Hooghvorst, traducción J. Lohest-Hooghvorst)
Digresión consagrada al elogio del asno. Cornelio Agrippa. (Edición Claude Frodebise, traducción L. Montblanch)
Asnerías espigadas en los campos antiguos. ( Jean Marie d’Ansembourg, traducción, J. M. Rotger)
Imágenes simbólicas del asno. (Raimon Arola)
El exilio nos instruye, el retorno nos fija. (Bruno del Mármol)
Historia de la lámpara y del asno (Claude Froidebise, traducción, L. Montblanch)
El asno: Algunos documentos judíos y cristianos. (J. M. d’Ansembourg, traducción P. Sánchez)
El asno sabio o el estudio desinteresado de las Escrituras. (Climent Rosereau, traducción L. Vert)
Tres asnos en una nave. (Sebastian Brant, edición, L. Vert)
Fábulas asninas. (Félix Maria de Samaniego, edición, L. Vert)
El cuento de Piel de asno según el sentido cabalístico. (Emmanuel d’Hooghvorst, traducción, J. Lohest-Hooghvorst)

LA PUERTA- 68-GNÓSTICOS Y ROSACRUCES (Arola Editors)


68- GNÓSTICOS Y ROSACRUCES (julio 2009)

Presentación.
Las Predicciones de Pedro, según las Homilías pseudoclementinas. (Presentación y traducción, J. M. Rotger)
La Fraternidad de la Rosacruz de Eugenio Filaleteo. (Introducción y traducción, Leo Montblanch)
Diálogos entre Louis Cattiaux y Emmanuel d’Hooghvorst (1949-1953) (Selección y presentación Eléonore d’Ansembourg, traducción, J. Lohest)
Si deseas la Sabiduría basta con tener un corazón (Cartas de Emmanuel d’Hooghvorst a Joop Favart) (Selección y presentación Eléonore d’Ansembourg, traducción J. Lohest)


LA PUERTA- 67-TESTIMONIOS DE LA ALQUIMIA (Arola Editors)




67- TESTIMONIOS DE LA ALQUIMIA (mayo 2008)

Presentación.
De la verdad y antigüedad del Arte químico de Robert de Valle. (Edición de E. d’Hooghvorst y S. Feye, traducción, J. M. Rotger y L. Vert.

Diálogos entre Louis Cattiaux y Emmanuel d’Hooghvorst (1949-1953) (Edición de E. d’Ansembourg, traducción de J. Lohest-Hooghvorst)

LA PUERTA- 66-EL ESPEJO (Arola Editors)


66- EL ESPEJO (julio 2007)

Presentación.
El espejo de Eneas. (Catherinew de Laveleye, traducción, L. Playà)
El grabado de la obra latina de Ramon Llull. (Perre Sánchez)
Aspeclaria, el lugar de la profecía. (J. M. Rotger)
Sobre la sabiduría divina en el verbo adámico. (Martín de Almenara)
El electrum de Zoísmo de Panópolis. (Traducción y presentación, S. d’Hooghvorst)
El espejo en los cuentos tradicionales. (Mercè Viladomiu)
The Mountains of India (Relato) (Raimon Arola y Lluïsa Vert)
A propósito de una enseñanza de El Mensaje Reencontrado. (Charles d’Hooghvorst, introducción y traducción, J. Lohest)
Diálogos entre Louis Cattiaux y Emmanuel d’Hooghvorst (1949-1953) (Selección E. d’Ansembourg, traducción, J. Lohest-Hooghvorst)

LA PUERTA- 65-LA PALABRA CREADORA (Arola Editors)


65- LA PALABRA CREADORA (julio 2006)

Presentación.
Los nombres de los dioses griegos. (Hans van Kasteel)
Los misterios de las letras griegas (Presentación y selección, Ángel Illa)
De Verbo Mirifico (Fragmento) (versión francesa de Emmanuel d’Hooghvorst)
La partición del Nombre sagrado y el exilio de Adán. (J. M. Rotger)
El Nombre de Dios en el Islam: Miscelánea de textos. (Martín de Almenara)
La palabra creadora en la masonería. (Pere Sánchez)
Felicitación de Navidad a un amigo. (Emmanuel d’Hooghvorst)
Letanías herméticas. (Louis Cattiaux)

LA PUERTA- 64-LA INTERPRETACIÓN DE LOS MISTERIOS (Arola Editors)


64- LA INTERPRETACIÓN DE LOS MISTERIOS (abril 2005)

Presentación.
Betel o la puerta de los cielos. (Carlos del Tilo)
Exégesis hermenéutica. (A. Linxe)
Gaston Chaissac y Louis Cattiaux. (Clément Rosereau)
Al Eucaristía. Textos de François de Foix sobre el Poimandres. (Claude Froidebise, nota preliminar, E. d’Hooghvorst)
El doble mensaje de Hermes Trismegisto. (J. M. Rotger)
La piedad hermética. (Sergio d’Hooghvorst)
Aula Lucis de Eugenio Filaleteo. (Presentación de Leo Montblanch)


LA PUERTA- 63-HERMES TRISMEGISTO (Arola Editors)


63- HERMES TRISMEGISTO (mayo 2004)

In memoriam Charles d’Hooghvorst.
Presentación.
Hermes Trismegisto y el origen de la alquimia. (Raimon Arola)
La Tabla de Esmeralda atribuida a Hermes Trismegisto, Padre de los Filósofos, seguida del comentario de Hortulano. (Introducción E. d’Hooghvorst)
Atalanta fugiens y la Tabla de Esmeralda. (Pere Sánchez)
El Maestro Hermes. (A. Linxe)
El Mercurio latino. (Stéphane Feye)
Hermes e Idrîs. (Martín Rodríguez de Almenara)
Textos de alquimia árabe. (J. M. Rotger)
La vía del Libro. (Carlos del Tilo)
Esoterismo y dédalo iniciático. (Emmanuel d’Hooghvorst)

LA PUERTA- 62-LA MADRE TIERRA (Arola Editors)



62- LA MADRE TIERRA (octubre 2003)

Presentación.
A propósito del fruto prohibido del árbol del conocimiento del bien y del mal. (Carlos del Tilo, traducción J. Lohest)
“La serpiente me ha engañado y he comido de él”. (Carlos del Tilo, traducción J. Lohest)
“Quien me encuentra ha encontrado la vida”. (Carlos del Tilo, traducción J. Lohest)
“Madre luminosa rodeada de tinieblas”. (Raimon Arola y Lluïsa Vert)
El encuentro con la Sabiduría. (Lluïsa Playà)
Los caballeros y la dama en la búsqueda del toisón de oro. (José Romero)
Aurora de los dedos de rosa. (Stéphane Feye, traducción S. d’Hooghvorst)
Deméter y Perséfone: las diosas. (J. M. Rotger)
Las diosas tejedoras. (Pere Sánchez)
La dama de los innumerables nombres. (José Simar, traducción S. d’Hooghvorst)
“El hombre casado es doblemente bendecido por Dios”. (Leo Montblanch)
Enseñanzas sobre la Virgen en los apócrifos asuncionistas. (Xavier Blanch Solà)

25 ANIVERSARIO
Este otoño de 2003 celebramos el 25 aniversario de La Puerta, decana entre las publicaciones que en España se han consagrado a la tradición cabalística y alquímica. Un cuarto de siglo ofreciendo a los lectores los mejores textos inéditos en lengua española. También llevamos veinticinco años dando a conocer la obra de Louis Cattiaux (hace 50 años que salió de este mundo), y la de su discípulo Emmanuel d’Hooghvorst.
El espíritu de La Puerta es el del Mensaje Reencontrado, una obra única que ha recuperado para Occidente la tradición universal; un libro sabio que nos recuerda nuestro verdadero destino: “La meta final de la humanidad no es su instalación en el mundo, es su transfiguración y su fijación en Dios”. (Louis Cattiaux, El Mensaje Reencontrado, XXIII, 22’)

LA PUERTA- 61-SUEÑOS Y VISIONES (Arola Editors)


61- SUEÑOS Y VISIONES (octubre 2002)

Presentación.
La llave de los sueños. (Stéphane Feye)
El sueño de Dios. (Carlos del Tilo)
El misterio de la revelación. (Víctor Martínez)
La visión de Ezequiel. (Leo Montblanch)
Las confidencias del oro. (Lilian Plombel)
La avara Dido o la melancolía. (Athanase Lynxe)
La obra de la cábala u obra mesiánica. (Carlos del Tilo)

LA PUERTA- 60-IMÁGENES CABALÍSTICAS Y ALQUÍMICAS (2ª parte) (Arola Editors)


60- IMÁGENES CABALÍSTICAS Y ALQUÍMICAS (2ª parte)(marzo 2002)

Presentación.
La unión del cielo y la tierra. (Stéphane Feye)
El agua de vida que no moja las manos. (Carlos del Tilo)
La ocasión o el don de la cábala. (Hans van Kasteel)
La creación y la piedra filosofal. (Lluïsa Vert)
La primera materia de los filósofos. (Jeanne Lohest)
Muerte y resurrección. (Perre Sánchez)
La gran obra en una frase (Carolina Thuysbaert)
La roca filosófica (Jean-Christophe Lohest)
La tierra viva. (Raimon Arola)

LA PUERTA- 59-EL ORIGEN DEL MUNDO A LA LUZ DE LA TRADICIÓN (Arola Editors)


59- EL ORIGEN DEL MUNDO A LA LUZ DE LA TRADICIÓN (junio 2001)

Presentación.
El caos mágico. (Emmanuel d’Hooghvorst, traducción J. Lohest)
El relato de la creación en la tradición egipcia. (Martín Rodríguez de Almenara)
Introducción al libro del Génesis de Najmánides. (Emmanuel d’Hooghvorst, traducción J. Lohest)
Comentario del Génesis de Recanati. (Carlos del Tilo)
El espejo de la creación en el cristianismo. (Jean-Marie d’Ansembourg, traducción, S. d’Hooghvorst)
La risa creadora según un texto gnóstico. (Lluïsa Vert)
Sobre los secretos de la creación de Paracelso. (Hans van Kasteel, traducción, M. Orduña)
La luz surgiendo de las tinieblas de Crassellame. (Agustí Ballester)
La creación truncada o cuando falta el hermeneuta. (Joan M. Rotger)
El misterio de la creación. (Carlos del Tilo)

LA PUERTA- 58-MITOLOGÍA OCULTA (Arola Editors)


58- MITOLOGÍA OCULTA (noviembre 2000)

Editorial.
El hilo de Ariadna. (EH, traducción, J. Lohest)
Introducción a la mitología. (Hans van Kasteel, traducción, Sergio d’Hooghvorst)
El nacimiento de los dioses. (Raimon Arola y Lluisa Vert)
El misterio de Pan. (Carlos del Tilo)
Virgilio y las Musas encantadoras. (Philippe Petit, traducción, J. M. Rotger)
La caída de Hefesto. (Stéphane Feye, traducción, J. M. Rotger)
Júpiter o el alma del mundo, según Dom Pernety. (José Romero)
El desafío de Tifón. (Xavier Blanch y Manel Tejedor)
Hermes y Atenea, la sabiduría y la ciencia de Dios. (Raimon Arola)
El dios Mercurio según la  Concordancia Mito-físico-cábalo-hermética. (Charles d’Hooghvorst)
Nombres y epítetos de Baco. (M. Antonia Ferrer)
La diosa Afrodita y sus ropajes. (Pere Sánchez)

LA PUERTA- 57-ISLAM Y SUFISMO (Arola Editors)


57- ISLAM Y SUFISMO (abril 2000)

Editorial.
Notas introductorias sobre el Islam. (Víctor Martínez)
Los ahâdîth del profeta Mahoma. (Selección e introducción, Carlos del Tilo)
El Imam escondido. (Carlos del Tilo)
Dyalâl al-Dîn Rûmî y el saber del amor. (Lluïsa Playà)
La creación de Adán según el Corán, con comentarios de Ibn ‘Arabî. (Martín R. de Almenara)
El pequeño libro de la misericordia deDyâbir ibn Hayyân. (Selección e introducción, J. M. Rotger)
El elogio del vino de ‘Umar ibn al-Fârid. (Introducción, Juli Peradejordi)
“Yo soy la verdad”. Sentencias de shayj Mançûr Hallâdy. (Selección e introducción, Carlos de la Torre)
El memorial de los amigos de Dios, de Farîd al-Din ‘Attâr. (Presentación y selección, Carlos del Tilo)
Los fragmentos coránicos de El Mensaje Reencontrado. (Raimon Arola)
Tabla de transliteración de las letras árabes.

LA PUERTA- 56-IMÁGENES CABALÍSTICAS Y ALQUÍMICAS (1ª parte) (Arola Editors)


56- IMÁGENES CABALÍSTICAS Y ALQUÍMICAS (1ª parte)(noviembre 1999)

In memoriam EH.
Editorial.
El Oratorio de Heinrich Khunrath. (Raimon Arola)
“El Azoth de los Filósofos” de Basilio Valentín. (C. del Tilo)
Emblema de la Escuela Mágica de Eugenio Filaleteo. (Presentación, traducción y notas, J. Lohest)
Isis según la descripción de Apuleyo. (Manel Tejedor y Xavier Blanch)
El símbolo según Cattiaux. (Dan Merrefield)
Fanes y el círculo de la sabiduría. (Pere Hidalgo)
“Cábala, espejo del arte y la naturaleza, en alquimia” de Steffan Michelspascher. (Presentación y traducción, L. Vert)
¿Mediocre? (M. C.)
Tribuna: “Letra y espíritu”. (Jaime González)
El alfabeto de Bruno del Mármol. (Raimon Arola)
Aforismos del Nuevo Mundo. (EH, presentación, C. del Tilo, traducción C. del tilo y J. Lohest)
Historia judía: “La Inteligencia viene de los Ancianos”. (EH, traducción J. Lohest)

LA PUERTA- 55-ASTROLOGÍA Y TRADICIÓN (Arola Editors)


55- ASTROLOGÍA Y TRADICIÓN (mayo 1999)

Editorial.
La astrología en la antigüedad. (EH, traducción P. Sánchez)
Determinismo astrológico y don del cielo. (Carlos del Tilo)
La cárcel del destino. (Sergio d’Hooghvorst)
Imágenes de los planetas según George Pencz.
Profecía y astrología. (Claude Froidebise, traducción L. Vert)
Historia judía. (Selección y notas EH, traducción, J. Lohest)
Acerca de los que escribió Ibn ‘Ezra sobre las órbitas. (Leo Montblanch)
El Zodiaco de los filósofos. Jean d’Espagnet. (Presentación y traducción, Juan Gener)
Tractatus Aureus atribuido a Hermes Trismegisto. (Introducción y notas EH, traducción, J. Lohest)
La Gloria del Mundo o la Mesa del Paraíso. (Introducción, C. del Tilo, traducción, C. del Tilo y J. Mateu)
A propósito de la edición catalana de Le Fil de Penélope. (C.H.)


LA PUERTA- 54-INTRODUCCIÓN A LA CÁBALA (Arola Editors)


54- INTRODUCCIÓN A LA CÁBALA (noviembre 1998)

Editorial.
Primera parte: Introducción a la tradición hebrea y a la cábala.
Rehaz el barro y cuécelo. (EH, traducción, J. Lohest)
La tradición hebraica y Abraham. (Charles d’Hooghvorst)
Las Sefiroth. (EH, traducción, J. Lohest)
Segunda parte: Fragmentos comentados y anotados del Zohar.
El misterio de la manifestación divina en medio de la noche. (Carlos del Tilo)
El Zohar un libro de exégesis. (P. Hidalgo)
El secreto de las letras. (Raimon Arola)
La visita de fuego. (Pere Sánchez)
La senda de los justos. (Leo Montblanch)
La primera visión. (Amalia Saula)
Las bendiciones y el lugar. (José Romero)
Dejad que los muertos descansen en paz. (Josep Pratginestós)
La muerte y el juicio. (M. Viladomiu)
Satanás y el problema del mal. (Carlos del Tilo)

LA PUERTA- 53-CRISTIANISMO Y FILOSOFÍA OCULTA (Arola Editors)


53- CRISTIANISMO Y FILOSOFÍA OCULTA (mayo 1998)

Editorial.
A aquellos que en la Iglesia, osan negar y denunciar la Gnosis. (EH, traducción R. A. Ferrer)
Ecce Homo. (EH, traducción, J. Lohest)
De Verbo Mirifico de Johannes Reuchlin. (Selección, traducción y notas, Carmen de la Maza)
Libro sobre el Arte Químico de Marsilio Ficino. (Selección y notas, A. Lynxe, traducción, P. Sánchez)
Temas cristianos según Paracelso. (Selección C. del Tilo, traducción, Lluïsa Vert)
El Arte de la Memoria. (Lluïsa Vert)
Los Trabajos de Persiles y Segismundo, o la Odisea de Cervantes. (C. del Tilo)
Aforismos Basilienses. (presentación EH, traducción, Luís Tera)
El Dios de Rigor y el Señor de Misericordia. (Selección, traducción y notas, C. del Tilo)
Historia judía. (Selección y notas EH, traducción J. Lohest)
Cartas de Louis Cattiaux a sus amigos. (Traducción, J. M. Rotger)

LA PUERTA- 52-TEXTOS ALQUÍMICOS (Arola Editors)



52- TEXTOS ALQUÍMICOS (septiembre 1997)

Editorial.
El Rey Midas, un cuento alquímico. (EH, traducción, J. Lohest)
Extractos del Cosmopolita o la nueva luz química, seleccionados por Louis Cattiaux. (Presentación y traducción, Lluïsa Vert)
Versículos alquímicos recopilados por Louis Cattiaux. (Presentación, R. d’Oultremont, traducción, J. Mateu)
Textos taoistas. (Selección C. del Tilo, traducción, J. Lohest)
“Dios el fuego” según el Zohar. (Presentación y traducción, C. del Tilo)
El misterio de la noche en el Quijote. (Pere Sánchez)
Historia judía. (Selección y notas, EH, traducción, J. Lohest)
Cartas de Louis Cattiaux a sus amigos. (Traducción, J. M. Rotger)





LA PUERTA- 51-EL ARTE DE LA HEERMENÉUTICA (Arola Editors)



51- EL ARTE DE LA HERMENÉUTICA (enero 1997)

El Hilo de Penélope VII, Reflexiones sobre la Odisea. (EH, traducción J. Lohest)
Dios el Fuego, La Escalera de los Sabios de Barent Coenders van Felpen. (Presentación y notas, EH, traducción J. Lohest)
Aurora Consurgens, El alzamiento de la aurora. (Presentación y traducción, Pere Sánchez)
Historia judía: El justo entre sus contemporáneos. (Presentación y notas, EH, traducción J. Lohest)
Libros de exégesis hebrea publicados en castellano. (Lluïsa Vert)
Cuentos jasídicos. (Selección, Carlos del Tilo)
Sobre la emblemática. (Raimon Arola)
Rincón para guardar la poesía. (Poesía sufí, selección, L. Playà, Poemas de Martín R. de Almenara y G. Lemaire.
Cartas de Louis Cattiaux a sus amigos. (Traducción, J. M. Rotger)

LA PUERTA- 50-LOS CINCO LIBROS DE NICOLAS VALOIS (Arola Editors)


50- LOS CINCO LIBROS DE NICOLAS VALOIS O LA LLAVE DEL SECRETO DE LOS SECRETOS. (mayo 1996)

Texto francés establecido por Louis Cattiaux y presentado por Emmanuel d’Hooghvorst.
Traducción de J. Lohest

Introducción (La Puerta)
A propósito de los Cinco Libros de Nicolas Valois por Emmanuel d’Hooghvorst.
Libro I
Breve explicación según el sentido común y vulgar.
Práctica según los Filósofos.
Del primer agente o principio.
Del cuerpo.
Del segundo principio.
Del espíritu.
Libro II
Libro III
Capítulo I – En el nombre de la santa Trinidad del Paraíso, ¡que la obra sea conducida a su fin! Tres veces muy grande, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Salud.
Capítulo II – Del Horno
Capítulo III – Preparación del agua.

Capítulo IV – Preparación de la Obra.
La otra forma de proceder.
Capítulo V – De la Obra.
Capítulo VI – De la multiplicación.
Capítulo VII – De la proyección.
Libro IV
Capítulo I. Único.
Libro V
Capítulo I – De Teoría.
Capítulo II –
Capítulo III –
Capítulo IV –
Capítulo V –

LA PUERTA- 49-TRADICIÓN HERMÉTICA (Arola Editors)


49-TRADICIÓN HERMÉTICA (abril 1996)

Sobre el Hilo de Penélope o La trama de la que están tejidas las fábulas. (Carlos del Tilo)
Eugenio Filaleteo, Antroposofía Teomágica sobre la naturaleza del hombre y su estado después de la muerte. (Presentación, traducción y notas J. Lohest)
Historia judía, El Justo y su generación. (Presentación y notas EH, traducción J. Lohest)
Nota bibliográfica: Scholem y Corbin. (Lluïsa Vert)
Rincón para guardar la poesía, Palabras de exilio, (Carlos del Tilo)
Meditación sobre el simbolismo del Grial. (Prudenci Reguant)
Dos cuentos sobre la Providencia. Moisés y al-Jadir, Corán XVIII, 65 a 82. La Gallina providencia. (Sebastián Rubí)
Cartas de Louis Cattiaux a sus amigos. (Traducción J. M. Rotger)